Mapa de Camboya, donde entrará en vigor la nueva ley que propiciará nuevas oportunidades de inversión en Camboya

Si Camboya es un país prácticamente desconocido para la mayoría de las españoles, con la salvedad, si se quiere, de algunos de los aspectos más sobresalientes de la cultura jemer, como la ciudad sagrada de Angkor, como mercado lo es aún más, si cabe, para la mayoría de los empresarios. A este último desconocimiento tal vez no sea ajeno el hecho de que España no cuente con embajada residente en Phnom Penh, y de que Camboya tampoco la tenga en Madrid, al estar situadas las representaciones diplomáticas de una y otra, en régimen de acreditación múltiple, en Bangkok y París respectivamente. Esta falta de presencia institucional directa, unida a una estrategia exterior poco definida, explicarían a su vez, en el ámbito de los negocios, el limitado nivel de oportunidades de inversión en Camboya, necesitado, como veremos, de un fuerte impulso.

Si bien es cierto que Camboya es un país que todavía no se encuentra entre los más desarrollados del Sudeste Asiático, no lo es menos que el crecimiento sostenido de estos últimos años, con un promedio anual del 7%, a excepción de 2020 por causas imputables a la pandemia, le convierte en un mercado en plena expansión y con unas oportunidades de inversión en Camboya al que hay que prestar la debida atención. A día de hoy, sin embargo, las cifras de las exportaciones y de las inversiones españolas están aún lejos de esta atención, dado que España, en 2019, exportó bienes a Camboya por valor de 23 millones de euros (automóviles, maquinaria, medicamentos), e importó bienes de Camboya por valor de 927 millones de euros (textiles, calzado), y realizó unas inversiones directas de apenas 1 millón de euros, mientras que Camboya, por su parte, no hizo ninguna.

En un contexto como éste, francamente mejorable, Camboya acaba de aprobar un ambicioso paquete legislativo, compuesto por tres normas, relativas, respectivamente, a inversiones, sociedades y contratos, con el fin de hacer más atractiva su economía. Si a ello añadimos el hecho de que los regímenes previstos para las Zonas Económicas Especiales, que en su día se diseñaron y ubicaron en distintas localidades a lo largo del país para atraer inversiones, potenciar la competitividad y promover el desarrollo, y que van a ser objeto de importantes modificaciones en línea con lo dispuesto en la nueva ley de inversiones, la conclusión a la que hay que llegar no es sino reconocer que esta nueva normativa puede constituir el impulso necesario para los planes de negocio de empresarios extranjeros, y entre ellos, claro, para los de los  españoles.

En este sentido, la nueva Ley de Inversiones (Royal Kram Nº NB/RKM/1021/014), que acaba de entrar en vigor de conformidad con lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo Estratégico 2019-2023, y en ejecución de lo prevenido en la Fase IV de la Estrategia Rectangular para el Crecimiento, el Empleo, la Equidad y la Eficiencia, define y regula distintos de proyectos de inversión (calificados, calificados ampliados y garantizados), para los que prevé protección y garantías en las oportunidades de inversión en Camboya, por un lado, e incentivos, por otro: en el primer caso, igualdad de trato con los nacionales -excepto en la propiedad de la tierra- y derecho a la debida compensación en el supuesto, por ejemplo, de expropiación; y, en el segundo, diversos tipos de estímulos, fiscales y/o arancelarios, según el sector y la actividad.

Aún cuando esta Ley todavía debe ser desarrollada reglamentariamente, su texto nos anticipa ya las líneas generales de un marco regulatorio que es mucho más abierto y flexible que los precedentes, y que sin duda  permitirá explorar las oportunidades que ofrece la economía camboyana, financiadas por el Plan Nacional de Desarrollo Estratégico 2019-2023  con 60.000 millones de dólares y relacionadas en el mismo con todo detalle: infraestructuras (viarias, ferroviarias, portuarias, aeroportuarias), energía, tratamiento de aguas y residuos sólidos, turismo, economía digital y alimentación, entre otras. Unas oportunidades de inversión en Camboya que no son  sino una confirmación más de lo que el propio Plan sostiene: que la economía global está liderada por Asia, y que este continente es en la actualidad el centro de gravedad del comercio mundial. Para obtener más información, consulte nuestra guía Inversiones en el sudeste asiático: Guía práctica de por qué establecerse.

Antonio Viñal
Abogado
AVCO Legal
madrid@avco.legal